Principais assuntos

General 27/10/2020

Estudio comparativo de brocas convencionales y un nuevo modelo de baja rotación en la preparación del lecho quirúrgico en bloques óseos para instalación de implantes dentales

Numerosos trabajos en Odontología han tenido como objetivo mejorar la regeneración ósea y la rehabilitación oral mediante técnicas, procedimientos y materiales de Implantología. El objetivo de este estudio es comparar la intensidad de calentamiento de bloques bovinos, simulando lechos quirúrgicos utilizando diferentes fresas.

Kopp Implantes
por Kopp Implantes
Estudio comparativo de brocas convencionales y un nuevo modelo de baja rotación en la preparación del lecho quirúrgico en bloques óseos para instalación de implantes dentales

Primo Herrera Subelza1,*, Gino Kopp², Maurício Fernando Herrera Sivila³, Henry Kevin Herrera Sivila4, Carlos Eduardo Francischone1,5
1São Leopoldo Mandic School of Dentistry, Campinas, São Paulo, BRAZIL.
2Instituto Kopp Odontologia, Curitiba, Paraná, BRAZIL.
3Centro Odontologico Herrera, Sucre, BOLIVIA.
4Universidad Mayor Realy Pontificia San Francisco Xavier de Chuquisaca, Sucre, BOLIVIA.
5University of São Paulo, Bauru, São Paulo, BRAZIL.

ABSTRACTO
Antecedentes: Numerosos trabajos en Odontología han tenido como objetivo mejorar la regeneración ósea y la rehabilitación oral a través de técnicas, procedimientos y materiales de Implantología. El objetivo de este estudio es comparar la intensidad de calentamiento de bloques bovinos, simulando lechos quirúrgicos utilizando diferentes fresas.
Materiales y Métodos: Evaluamos 24 bloques divididos en 4 grupos con diferentes modelos de sembradoras marca KOPP: G1-Sembradoras convencionales sin riego; G2-Sembradoras experimentales sin riego; G3-Sembradoras convencionales con riego; G4-Sembradoras experimentales con riego. Las perforaciones se realizaron con profundidades de 1.0 y 5.00 mm, velocidad de rotación de la broca de 150 rpm. Y torque de 45 N. Se utilizaron dos termopares tipo K para medir la temperatura del hueso, el primero en la perforación de 1 mm de profundidad y el segundo en la perforación de 5 mm. Resultados: Al comparar las fresas convencionales y experimentales tratadas con el mismo tipo de protocolo no hubo diferencia estadística en la profundidad de 1 mm (p> 0.05), sin embargo se observó una diferencia estadística en la profundidad de 5 mm (p <0.05) . Al comparar la temperatura de cada taladro se encontró diferencia estadística entre los grupos tratados sin riego (G1 y G2) respecto a los grupos tratados con el protocolo de riego (G3 y G4) y los dos últimos tuvieron una reducción significativa en la temperatura del dos profundidades estudiadas (p <0,001). Conclusión: Los grupos de los bloques de bovinos tratados con riego presentaron registros de temperatura más bajos cuando se compararon con los grupos sin protocolo de riego en ambas profundidades estudiadas.
Palabras clave: Hueso, Implantes dentales, Irrigación, Osteointegración, Cortadores quirúrgicos.
Correspondencia
Dr. Primo Herrera Subelza,
Facultad de Odontología, 13 José Rocha Junqueira, 13045-755- Pte. Preta, Campinas, São Paulo, BRASIL.
No de teléfono: +55 1932113600
Correo electrónico: primoimplanto@gmail.com
DOI: 10.5530 / jyp.2019.11.88

INTRODUCCIÓN
El edentulismo es una condición que existe en todos los países, sin embargo el avance tecnológico de la Odontología ha permitido el desarrollo y surgimiento de múltiples medios de rehabilitación oral.1 Con la prueba clínica y científica de la osteointegración, el tratamiento con implantes dentales se ha consolidado como una realidad en el clínica dental. Así, la búsqueda de la osteointegración y preservación del tejido óseo periimplantario ha sido intensa en los últimos años2,3.

Numerosos trabajos en Odontología en los últimos años han tenido como objetivo mejorar la regeneración ósea y la rehabilitación oral a través de técnicas, procedimientos y materiales comercializados. de Implantología. Las industrias están invirtiendo cada vez más en la innovación de productos para garantizar la competitividad y permanecer en el mercado. Una cirugía debidamente planificada con la elección adecuada del tipo de implante, la técnica quirúrgica y la bioseguridad adecuada probablemente logre el éxito clínico.4

Hoy en día, se lanzan constantemente al mercado varios tipos y formatos de implantes. El desarrollo de nuevos materiales se debe a la búsqueda de la mejora de los implantes para evitar fallos en la osteointegración. Hay varias variables en la prevención de fallos de implantes, como la modificación de la superficie, el material del implante, la geometría del implante, la formación y la técnica profesional. Todos estos factores pueden influir decisivamente en la osteointegración5.

Cuando se completa la preparación del lecho quirúrgico para la instalación de implantes dentales con cortadores quirúrgicos convencionales, la agresión de células osteogénicas, glóbulos y células indiferenciadas es inevitable debido a la fricción por compresión ósea que acaba provocando osteonecrosis y muerte celular de elementos importantes que pueden comprometer la osteointegración.6,7

Según Nero et al.8 el umbral de temperatura que puede alcanzar el tejido óseo está entre 44 ° C y 47 ° C durante un min. Algunos de los factores que influyen en el aumento de esta temperatura son la velocidad de rotación y el dibujo de la broca. Un protocolo mantenido a baja velocidad disminuye el estrés causado al hueso y la resorción ósea es menor. Por tanto, el objetivo de este estudio fue evaluar diferentes técnicas de irrigación en el control de la temperatura del hueso durante las osteotomías, comparando un sistema convencional con uno experimental para la instalación de implantes dentales (INPI, BR 20 2017 010735 9) .9

MATERIALES Y MÉTODOS
División de grupo

En este estudio se siguió una metodología similar a la de Nero et al.8. El motor y los contra-ángulos utilizados para las perforaciones eran ambos de la marca Driller, industria brasileña. El contra-ángulo quirúrgico se fijó al equipo, permitiendo siempre la misma angulación y la misma reducción en todas las osteotomías. Este modelo experimental muestra una menor área de contacto y consecuentemente menor fricción durante la realización del alvéolo quirúrgico. También tiene mejor poder de corte al final debido al borde frontal y lateral. La macroestructura de la broca tiene un chaflán de 180 grados y ondulaciones en dirección longitudinal (Figura 1).

El motor quirúrgico se acopló al contra-ángulo garantizando la misma velocidad de rotación (150 rpm) de las fresas y el mismo par. Se donaron un total de 24 bloques bovinos, de aproximadamente 14 cm de largo 13 mm de ancho, 20 mm de alto y aproximadamente 2 mm de hueso cortical (Figura 2).

Los bloques se prepararon previamente y se dividieron en cuatro grupos. Se evaluaron 24 bloques bovinos divididos en 4 grupos, 6 bloques por grupo para análisis por triplicado, con diferentes modelos de sembradoras marca KOPP (industria brasileña), evaluados bajo rotación de 150 rpm: G1 – sembradoras convencionales sin riego; G2 – simulacros experimentales sin riego; G3-sembradoras convencionales con riego; G4 – simulacros experimentales con riego. Las perforaciones se realizaron con profundidades de 1.0 y 5.0 mm, velocidad de rotación de la broca a 150 rpm y torque de 45 N.

Se utilizaron dos termopares tipo K conectados a un termómetro digital portátil (Tasi, modelo 8620) para medir la temperatura ósea y el termómetro se calibró para medir la temperatura a profundidades de 1 mm y 5 mm. Los bordes de los termopares se estabilizaron con resina fotopolimerizable. Se utilizó una caja termostática para que los experimentos se realizaran a una temperatura de 37 ° C y los bloques se cubrieran 3/4, simulando así una humedad aproximada a la de la cavidad bucal (Figura 3).

Los datos se tabularon en el software Microsoft Office Excel® y se exportaron al software SigmaPlot versión 11.0. Los análisis se realizaron adoptando un nivel de confianza del 95% (P <0,05). Los datos se expresaron como medias y error estándar. Los datos cuantitativos se analizaron mediante la prueba de normalidad y se compararon mediante la prueba t de Student y la prueba de Chi-cuadrado, según corresponda.

RESULTADOS
Al evaluar los valores medios de temperatura a 1 mm de profundidad en el
En diferentes protocolos (con y sin riego), el valor medio de temperatura en G1 fue de 25,95 ± 0,46 ° C. Manteniendo el mismo anterior
características excepto solo cambiando los ejercicios experimentales (G2), el
el valor medio fue de 25,22 ± 0,44 ° C. Además, el valor medio en G3 fue
21,01 ± 0,52 ° C y en G4 el valor medio fue 19,79 ± 0,48 ° C. Cuando
evaluar los valores medios de temperatura a 5 mm de profundidad en los diferentes protocolos (sin y con riego), el valor medio de temperatura en
G1 fue 30,59 ± 0,47 ° C. Manteniendo las mismas características anteriores
excepto solo cambiando los ejercicios experimentales (G2), el valor medio fue 29,74 ± 0,41 ° C. En G3 el valor medio fue 27,27 ± 0,39 ° C y en G4
el valor medio fue 24,91 ± 0,42 ° C. No hubo diferencia estadística
entre los grupos.

Figura 1: Diseños de perforación convencionales y experimentales, respectivamente.
Izquierda: taladros convencionales; Derecha: simulacros experimentales.
Figura 2: Adaptación de hueso bovino y marcado de puntos a perforar.
Preparación del modelo para simular el lecho quirúrgico.
Figura 3: Calibración de las profundidades y adaptación de termopares;
Muestra sumergida en caja de agua termostática y registro de temperatura
(abajo). Termopares y preparación de los huesos.
Figura 4: Valores medios de las temperaturas del bloque a profundidades de 1 mm y
5 mm a 150 RPM con y sin riego con brocas convencionales y
taladros experimentales marca KOPP.

La tabla 1 muestra la comparación intra e inter de las temperaturas del bloque sin riego con sembradoras convencionales. La temperatura mínima
a la profundidad de 1 mm ocurrió en la broca de 3,0 mm = 24 ° C y la
máxima en la broca de 3,8 mm = 27,5 ° C, mientras que la temperatura mínima a la profundidad de 5 mm fue 28,7 ° C en la broca de 2,0 mm y 32,1 ° C en la Taladro de 4,8 mm. Hubo diferencia estadística entre las temperaturas en la comparación intragrupal de cada profundidad (p <0,001), sin embargo hubo sin diferencia estadística en el análisis intergrupal (p = 0,22).

La Tabla 2 muestra los diferentes valores en el protocolo experimental sin
irrigación. La temperatura mínima a la profundidad de 1 mm se produjo en
el taladro de 3,0 mm = 23,3 ° C y el máximo en la lanza = 27 ° C y el La temperatura mínima a la profundidad de 5 mm fue de 28.0 ° C en el 2.0 mm taladro y 31,1 ° C en el taladro de 4,8 mm. Hubo una diferencia estadística entre las temperaturas en la comparación intragrupo de cada profundidad (p <0,001), mientras que no hubo diferencia estadística en el Intergrupo análisis (P = 0,25).

La Tabla 3 describe las temperaturas en el protocolo de riego con
taladros convencionales. La temperatura mínima a la profundidad de 1 mm. Ocurrido en la broca de 2.0 mm = 18.5 ° C y el máximo en el 2.8-4.8 mm
taladro = 21,8 ° C, mientras que la temperatura mínima a la profundidad de 5 mm fue 26,2 ° C en la broca de 2,0 mm y 28,9 ° C en la broca de 2,8 mm. (Tabla 3). La temperatura mínima a la profundidad de 1 mm ocurrió en el 2,0 mm taladro = 18,5 ° C y el máximo en el taladro de 2,8-4,8 mm = 21,8 ° C, mientras la temperatura mínima a la profundidad de 5 mm fue de 26,2 ° C en el 2,0 mm taladro y 28,9 ° C en el taladro de 2,8 mm (Tabla 3). Hubo una estadística diferencia entre las temperaturas en la comparación intragrupo de cada profundidad (p <0,001), pero no hubo diferencia estadística en el análisis intergrupal (p = 0,78).

La Tabla 4 describe los valores del protocolo experimental con riego.
La temperatura mínima a la profundidad de 1 mm ocurrió en la lanza.
taladro = 18 ° C y el máximo en el taladro de 4,3 mm = 22,1 ° C, mientras que la temperatura mínima a la profundidad de 5 mm fue de 22,3 ° C en la lanza y 26,1 ° C en la broca de 2,8 mm. Hubo una diferencia estadística entre los
temperaturas en la comparación intragrupo de cada profundidad (p <0,001), pero no hubo diferencia estadística en el análisis intergrupal (p = 0,26).

La Tabla 5 comparó las diferentes temperaturas en los protocolos con y
sin irrigación utilizando cada broca a una profundidad de 1 mm. No estadístico Se observó diferencia al comparar convencional y experimental.
simulacros tratados con el mismo protocolo (p> 0,05). Hubo estadisticas
diferencia (p <0,001) al comparar la temperatura de cada taladro entre los grupos tratados sin el protocolo de riego (G1 y G2) en comparación con los grupos tratados con el protocolo de riego (G3 y G4). Los dos últimos tuvieron una reducción significativa de la temperatura registro de todos los simulacros.

La Tabla 6 compara las diferentes temperaturas en los protocolos con y
sin irrigación utilizando cada broca a una profundidad de 5 mm. Hubo una estadística diferencia (P <0.05) cuando se compara convencional y experimental simulacros tratados con el mismo protocolo. También hubo diferencia estadística (p <0,001) al comparar la temperatura de cada taladro entre los grupos tratados sin protocolo de riego (G1 y G2) en comparación
a los grupos tratados con protocolo de riego (G3 y G4). Los últimos dos
tuvo una reducción significativa en el registro de temperatura de todos los ejercicios.

Tabla 1: Descripción de las temperaturas del bloque a cada profundidad a 150 RPM sin riego con sembradoras convencionales marca KOPP.

mm = milímetros; valores en grados Celsius (° C), * P <0,001; Estudiantes del grupo prueba t, ** prueba chi-cuadrado entre profundidades de 1 mm frente a 5 mm

Tabla 2: Descripción de las temperaturas del bloque en cada profundidad con 150 RPM sin riego con sembradoras experimentales marca KOPP.

mm = milímetros; valores en grados Celsius (° C), * P <0,001; intragrupo Estudiante prueba t, ** prueba de chi-cuadrado entre profundidades de 1 mm frente a 5 mm.

Tabla 3: Descripción de las temperaturas del bloque en cada profundidad a 150 RPM con riego mediante sembradoras convencionales marca KOPP.

mm = milímetros; valores en grados Celsius (° C), * P <0,001; intragrupo Estudiante prueba t, ** prueba de chi-cuadrado entre profundidades de 1 mm frente a 5 mm.

Tabla 4: Descripción de las temperaturas del bloque en cada profundidad a 150 RPM con riego y sembradoras experimentales marca KOPP.

mm = milímetros; valores en grados Celsius (° C), * P <0,001; intragrupo Estudiante prueba t, ** prueba de chi-cuadrado entre profundidades de 1 mm frente a 5 mm.

Tabla 5: Análisis comparativo de las temperaturas del bloque en profundidad de 1 mm a 150 RPM con y sin riego con convencional y
taladros experimentales marca KOPP.

mm = milímetros; valores en grados Celsius (° C), * ANOVA seguido del Prueba de Holm-Sidak al comparar intergrupos; ** P> 0,05; ANOVA seguido de la prueba de Holm-Sidak en la comparación intragrupo.

Tabla 6: Análisis comparativo de las temperaturas del bloque a la profundidad de 5 mm a 150 RPM con y sin riego usando convencional y
taladros experimentales marca KOPP.

mm= millimeters; values in degrees Celsius (°C), * ANOVA followed by the Holm-Sidak test when comparing intergroups; ** P> 0.05; ANOVA followed by the Holm-Sidak test in the intragroup comparison.

DISCUSIÓN
El éxito de la rehabilitación con implantes en la práctica clínica es innegable, sin embargo pueden producirse fallos de origen multifactorial que a menudo se combinan, provocando daños al profesional y al paciente.

Entre estas fallas, se destaca el sobrecalentamiento óseo, así como el caso pobre planificación. Esta elevación de temperatura se produce debido a la fricción del fresa quirúrgica con el tejido óseo y puede dañar la osteointegración e incluso necrosis cuando cruza el límite entre 44 ° C y 47 °C durante al menos un min. 0 Los dispositivos con tecnología termopar se pueden utilizar para comprobar la temperatura del hueso después de la perforación. Los termopares son dispositivos eléctricos con gran aplicación en la medición de temperatura. En el estudio de Nero et al.8 se utilizaron para evaluar las temperaturas en el hueso medular y cortical bovino durante la osteotomía con una fresa de 2,00 mm. Se utilizó riego externo en las mitades de los ejemplares, mientras que en el resto se utilizó riego doble que resultó más eficiente en el control de temperatura. En el presente estudio, los grupos tratados con riego (G3 y G4) mostraron mejor control de la temperatura al evaluar los valores medios a las temperaturas de perforación de 1.00 mm de profundidad (G1: 25.95 ± 0.46 ° C; G2: 25.22 ± 0.44 ° C; G3 : 21,01 ± 0,52 ° C; G4: 19,79 ± 0,48 ° C) y 5,00 mm
profundidad (G1: 30.59 ± 0.47 ° C; G2: 29.74 ± 0.41 ° C; G3: 27.27 ± 0.39 ° C; G4: 24,91 ± 0,42 ° C). Sin embargo, no hubo diferencias estadísticas entre
los diferentes grupos.

Andriani Jr. desarrolló un dispositivo de tecnología de termopar asociado
con un sistema computarizado para evaluar el desempeño del riego
sistemas (internos y externos) durante la preparación de la cirugía
cama para la colocación de implantes. El autor evaluó 20 especímenes de
hueso bovino asociado a termopares colocados a diferentes profundidades
y observó que el sistema de riego interno generaba menos calor
en comparación con el sistema de riego externo. En el presente estudio,
También se utilizó hueso bovino para presentar características como densidad y configuración similar a la mandíbula humana.

Carneiro et al.¹² evaluaron la influencia de las condiciones de corte en bovinos hueso, monitorización de la temperatura mediante termopares. Los autores utilizó un kit de fresas dentales sin recubrimiento que utilizan agua para irrigación. En esto estudio, los taladros helicoidales produjeron valores de temperatura más bajos. Se sabe que la vascularización alrededor del implante es uno de los principales responsables factores para el éxito de la osteointegración. Mantener este tejido durante el proceso de molienda es fundamental. Los estudios histológicos indican que las temperaturas superiores a 47 ° C pueden inhibir la regeneración ósea.

Faria¹³ evaluó la temperatura generada durante la preparación del
tejido óseo bovino comparando los sistemas de conexión Nobel y 3i.
Después de perforaciones con taladros de 2,0 mm y 3,0 mm de diámetro hasta 13 mm de profundidad, a una velocidad de 1500 rpm con una presión intermitente de 2 kg bajo riego constante a temperatura ambiente (24 ± 1 ° C), fue observó que el sistema de conexión de 2 mm de diámetro tuvo mejores resultados en relación a minimizar el aumento de temperatura; sin embargo, ninguno de los simulacros excedieron el límite biológico. Factores como la rotación del motor Se deben controlar la velocidad, el diseño del taladro y la presión. En el intragrupo análisis de cada protocolo estudiado aquí, hubo una diferencia estadística ntre las temperaturas de los diferentes taladros en cada profundidad (p <0,001).Sin embargo, no hubo diferencia estadística al comparar los valores delas diferentes profundidades estudiadas en el análisis intergrupal.

Geerts y Patel6 evaluaron los cambios de temperatura a lo largo de la superficie del implante in vitro a través de termopares a intervalos de diez minutos y estableció que el umbral de temperatura que el pilar podría alcanzar es de 47 ° C / 1 min. En un total de 53 series de pruebas, la temperatura del pilar varió entre 52,80 ° C y 71,72 ° C, teniendo una asociación entre la temperatura máxima, el nivel del implante y la temperatura del pilar. El umbral de 47 ° C / 1 min se alcanzó 31 veces en el
nivel del implante y la temperatura era menor en áreas más alejadas de
la fuente de calor. Para una temperatura del pilar de 62,3 ° C hubo un 50%
posibilidad de que se alcancen los 47 ° C durante 1 min al nivel del implante.


Gehrke et al.14 evaluaron si existían diferencias de temperatura
variación utilizando una sola fresa para la preparación de la fresa quirúrgica y en comparación con la secuencia de perforación convencional utilizando varios ejercicios en hueso bovino. Se evaluaron tres grupos: un grupo con tres Taladros cilíndricos consecutivos de 4,1 mm, uno con tres taladros consecutivos para un implante cónico de 4,3 mm y un tercer grupo con una sola fresa para un Implante cónico de 4,2 mm. La temperatura en el hueso cortical fue medido a través de un termopar. El mismo experimento con externos El riego se repitió sin riego, en el que el protocolo con sólo una fresa no mostró mayor calentamiento óseo que la convencional. Al comparar los valores de temperatura al utilizar cada taladro en los diferentes protocolos en el presente estudio, los grupos tratados sin riego habían una temperatura significativamente más alta que aquellos con protocolo de riego (p <0,001).


Soldatos et al.15 midieron la temperatura en la cirugía de diferentes
diseños de implantes, incluidos uno cónico, uno autorroscante cónico y uno paralelo diseño de pared. Se compararon las sembradoras con y sin riego externo a rotaciones de 800, 1000 y 1200 rpm. La temperatura más alta fue
encontrado con las fresas iniciales para implantes cónicos y la más baja para el Fresas iniciales para implantes cónicos autorroscantes. Riego especialmente influyó en el diseño autorroscante. Los autores concluyeron que diferentes Los diseños de implantes tienen diferentes comportamientos termodinámicos.

Strbac et al.16 evaluaron los cambios de temperatura durante la osteotomía en muestras de hueso. Para ello, 160 osteotomías intermitentes automáticas
(Perforación de 10/16 mm de profundidad) se realizaron con fresas helicoidales de 2 mm y Fresas cónicas de 3,5 mm con y sin riego. En su estudio, se observó que los mayores cambios de temperatura se produjeron durante la extracción de la broca con la influencia del riego. Según los autores, el aumento progresivo de la temperatura puede modificar la estructura mineral de la hidroxiapatita ósea.

Varios estudios han demostrado que las técnicas quirúrgicas atraumáticas que previenen el sobrecalentamiento del sitio del implante y la estabilidad primaria son los dos factores principales involucrados en el éxito de la osteointegración17. La perforación ósea es un tema muy controvertido debido a la producción de calor provocada por este procedimiento. Varios factores interfieren con la perforación ósea y es fundamental desarrollar nuevas tecnologías para controlarlos.

CONCLUSIÓN
En el presente estudio se puede concluir que los grupos de bloques bovinos
tratados con riego tuvieron registros de temperatura más bajos en comparación con
los grupos sin protocolo de riego para ambas profundidades estudiadas.
RECONOCIMIENTO
Agradecemos a todos los participantes y al São Leopoldo Mandic College.
CONFLICTO DE INTERESES
Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
ABREVIATURAS
Mm: milímetro; RPM: Revolución por minuto.
REFERENCIAS

  1. Galindo DF, Butura CC. Implante fijo mandibular de carga inmediata
    Prótesis que utilizan el protocolo All-On-Four: Informe de 183 pacientes tratados consecutivamente con 1 año de función en prótesis definitivas. Revista Internacional de Implantes Orales y Maxilofaciales. 2012; 27 (3): 628-33.
  2. Lioubavina ‐ Hack N, Lang NP, Karring T. Importancia de la estabilidad primaria para la osteointegración de implantes dentales. Clin Oral Implants Res. 2006; 17 (3): 244-50.
  3. Faverani LP, Ferreira GR, Jardim ECG, Okamoto R, Shinohara EH, Assunção WG, et al. Implantes osseointegrados: Evolução sucesso. Salusvita. 2011; 30 (1): 47-58.
  4. Babbush C, Kanwati A, Brokloff J. Un nuevo enfoque del concepto de tratamiento AII-on-Four utilizando implantes activos Nobel de plataforma estrecha. J Oral Implantol. 2013; 39 (3): 314-25.
  5. Bulutsuz AG, Tanyel RC, Katiboglu AB. Medición del cambio de temperatura durante la preparación del lecho del implante para determinar la influencia de las características de la herramienta. Medición. 2016; 79: 354-9.
  6. Geerts GAVM, Patel Z. Cambios de temperatura a lo largo de un implante dental. Int J Prosthodont. 2011; 24 (1): 58-68.
  7. Lucas RRS, Gonçalves R, Pinheiro MPF, Pinheiro AR, Alto RVM. Fatores que afetam a osseointegração dos implantes-Uma Revisão. Rev Flum Odontol. 2013; 19 (39): 3-10.
  8. Nero ALD, Gehrke SA, Bortolo JN, Zanatta LC. Temperatura durante a fresagem óssea. Estudo comparativo das técnicas de irrigação. Rev Assoc Paul Cir Dent 2012; 66 (2): 147-50.
  9. Instituto Nacional de Propiedad Industrial. Depósito de pedido nacional depatente. 2017. BR2020170107359.
  10. Alves LMN, Hidalgo LRC, Conceição LS, Oliveira GM, Borges KRF, Passos WG. Complicaciones de los implantes: revisión de la literatura. J Orofac Invest. 2017; 4 (1): 20-9.
  11. Andriani JW. Mensuração do calor friccional gerado pelo preparo do tecido ósseo em implantodontia: estudo in vitro. Dissertação de Mestrado, Programa de Pós-Graduação em Odontologia da Universidade Federal de Santa Catarina: Florianópolis. 2002.
  12. Carneiro MB, Medeiros RLR, Machado ÁR, Gomes VL, Soares MAD, Luiz NE. Influência das condições de corte no preparo de lojas receptoras de implantes dentais. Desenvolver habilidades e competencias é imprescindível para sua carreira. Innov Implant J Biomater Esthet. 2009; 4 (1): 13-8.
  13. Faria R. Avaliação da temperatura gerada e do tempo gasto durante o preparo do tecido ósseo com a utilização de brocas de diferentes sistemas de implantes. Dissertação de Mestrado, Programa de Pós-Graduação em Odontologia Restauradora da Universidade Estadual Paulista. São José dos Campos. 2005.
  14. Gehrke SA, Bettach R, Taschieri S, Boukhris G, Corbella S, DelFabbro M. Cambios de temperatura en el hueso cortical después de la preparación del sitio del implante con una sola fresa frente a varios pasos de perforación: una investigación in vitro. Clin Implant Dent R. 2015; 17 (4): 700-7.
  15. Soldatos N, Gozalo D, Moreno D, Powell C. Cambios de temperatura durante Osteotomías de implantes Utlilizing tres sistemas de implantes diferentes: un estudio piloto. JIACD. 2016; 8 (7): 34-43.
  16. Strbac GD, Giannis K, Unger E, Mittlböck M, Vasak C, Watzek G, et al. Cambios térmicos relacionados con la perforación y la extracción durante las osteotomías del lecho del implante. Clin Implant Dent R. 2015; 17 (1): 32-43.
  17. Trisi P, Berardini M, Falco A, Vulpiani MP. Efecto de la temperatura sobre el desarrollo de la osteointegración del implante dental en hueso de baja densidad: una evaluación histológica in vivo. Implante Dent. 2015; 24 (1): 96-100.
  18. Fernandes MGA, Fonseca EMM, Natal R. Modelo 3D para análisis térmico durante el proceso de furação do osso cortical. Rev Ass Port Anál Exp de Tens. 2015; (25): 11-9.

Historial del artículo: Fecha de envío: 22-01-2019; Fecha de revisión: 17-02-2019; Fecha de aceptación: 13-04-2019.
Citar este artículo: Subelza PH, Kopp G, Sivila MFH, Francischone CE. Estudio comparativo de brocas convencionales y un nuevo modelo de baja rotación en la preparación del lecho quirúrgico en bloques óseos para la instalación de implantes dentales. J Young Pharm. 2019; 11 (4): 429-33.

Acceda y descargue el artículo original: http://www.jyoungpharm.org/article/1365

Artigos relacionados

18/04/2022 General

Descubra las Ventajas del Implante Cono Morse

Durante mucho tiempo, los implantes de Hexágono Externo fueron unánimes en las clínicas dentales de todo el país. Sin embargo, esta hegemonía de años comienza a verse amenazada por los implantes Cone Morse, que han sido cada vez más utilizados por los implantodontólogos, dadas las numerosas ventajas que presenta este sistema de implantes. Teniendo en […]

Foto de Kopp Implantes
por Kopp Implantes

Comentários

3 thoughts on “Guided implant surgery workflow in edentulous patients: A precise and rapid technique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto ilustrativa

Kopp Educação

Participamos e fomentamos a educação e formação de novos dentistas brasileiros, doando material para faculdades, onde todos podem conhecer nossos produtos e sistemas de implantes.

Conheça nossos produtos!

Ícone mundo Selecione seu idioma

Contato por WhatsApp Ícone WhatsApp